Posts Tagged ‘IE Arts & Humanities blog#8217;

2
Dec

El censo

Written on December 2, 2011 by Banafsheh Farhangmehr in Arts & Cultures & Societies

Por Rafael Puyol, Vicepresidente de IE Foundation

Vivimos con prisa y pensando sólo en el corto  plazo. Los despiadados ataques de los mercados nos abocan a tomas rápidas de decisiones y la búsqueda de procedimientos para acortar los tiempos de cambio político. En este marasmo en el que cada mala noticia se queda obsoleta a los cinco minutos de producirse, no se presta atención a acontecimientos que tienen otro horizonte temporal. Esto es lo que está pasando con el nuevo censo español que ha empezado a realizarse desde septiembre y pretende dar a conocer cuántos y como son las personas que viven en España. Un censo es una fotografía de los habitantes de un país con alto nivel de resolución. Ofrece una información pormenorizada de nuestra sociedad, pero además de ser una instantánea suministra datos que permiten saber cómo seremos en el corto e incluso en el medio plazo y poder así planificar las actuaciones políticas pensando en sus protagonistas .Los censos no son, por lo tanto, una mera curiosidad intelectual o una simple medición estadística. Muy al contrario, son un instrumento imprescindible para la toma de decisiones en ámbitos tan fundamentales como la educación, la sanidad, el mercado laboral o las pensiones. Nadie ahora parece pensar en el futuro que, aún en un horizonte sin crisis, va a ser muy diferente al presente porque entre otras cosas habrá menos jóvenes, más viejos, menos trabajadores potenciales, más inmigrantes, más mujeres en el mercado laboral, más fallecidos, menos nacimientos,… El futuro ya no es lo que era, decía Aurelio Peccei. Será diferente debido a que los rápidos y profundos cambios demográficos están conformando una sociedad distinta. “Conócete a ti mismo” decía el aforismo griego que los siete sabios colocaron en el Templo de Delfos. Bueno, pues el censo es un buen instrumento para conocernos colectivamente a nosotros mismos. Y por ello nuestra obligación es contribuir a que la imagen que ofrezca sea la más fidedigna posible.

28
Nov

Reproducción de una mujer con una joya similar a la de Coca, hecha por Wels-Weyrauch.

Los investigadores de la Unidad de Arqueología de IE estiman que la pieza pudo haberse fabricado hacia los siglos XI ó X antes de Cristo.

La Unidad de Arqueología de IE Universidad dio ayer a conocer una joya de oro de unos 3.000 años de antigüedad descubierta en las excavaciones llevadas a cabo en “Los Azafranales” de Coca. Aunque el hallazgo se produjo hace ya más de una década, en el año 1999, ha sido ahora, tras un largo y cuidadoso estudio de la pieza, cuando los investigadores Juan Francisco Blanco García y Cesáreo Pérez han decidido divulgar el descubrimiento, en un artículo publicado en los ‘Cuadernos de Investigación Oppidum’ (números 6 y 7), que publica IE Universidad.
El hallazgo de esta joya, datada en el denominado ‘Bronce Final Atlántico’ tiene interés por múltiples razones. Por una parte, la pieza se ha conservado completa. Además, los dos autores del estudio defienden que tiene “un indudable origen atlántico”, algo que resulta “extremadamente raro” en yacimientos al sur del Duero, donde no suelen aparecer productos de esa procedencia. Y, por último, el descubrimiento procede de una excavación, algo inusual, ya que las escasas joyas halladas en el valle del Duero de esa época no proceden de actividades arqueológicas controladas.
La joya en sí tiene una longitud de 82 milímetros, una anchura máxima de 49 milímetros y pesa 10,438 gramos. Se trata de una joya compuesta, esto es, resultado del ensamblaje de varios elementos, diez concretamente: dos conos de hilo enrollado, dos clavillos con los que han sido cerrados y rematados decorativamente aquellos, cinco remates y una aguja. Cada uno de ellos ha sido fabricado por separado, con técnicas distintas, para después ser ensamblado. Blanco y Pérez califican el estado de conservación de la pieza como “excelente”, a pesar de estar deformado uno de los conos por golpes o presión.
A pesar de que en Europa no existe una joya exactamente igual a ésta de Coca, Blanco y Pérez creen, después de haberse fijado en un buen número de piezas similares recuperadas en las áreas atlántica, báltica y central, que “se trata de un alfiler que se usó para sujetar ropajes o para fijar algún tipo de prenda textil al pelo”. “Existen muchas posibilidades de que la de Coca fuera una joya femenina”, agregan en el texto de su artículo.

Continuar leyendo en El Adelantado

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept