23
Jan

Higher education in 2018 and beyond

Written on January 23, 2018 by Santiago Iñiguez in Education

By Santiago Iñiguez de Onzoño, Executive President of IE University

W.B. Yeats is often attributed as saying “Education is not the filling of a pail, but the lighting of a fire.” Whether the Irish poet ever did so is open to debate, but the quote certainly encapsulates the importance of capturing our students’ imagination and seeing education from their perspective. This outlook is particularly relevant at the turning of the year, a time that provides an ideal opportunity to think about the future of higher education, retaining a realistic outlook without losing sight of our hopes and dreams: I believe universities are one of the pillars our global society is built on and can help to further prosperity, equality and justice.

Allow me to share with you some of the areas where I believe we will see positive transformation in higher education, some of which will be discussed at the next Reinventing Higher Education conference, to be held at IE University in Madrid (5-6 March, 2018).

Taking diversity seriously. We are seeing the formulation of a new relationship contract within the educational community, based on a progressive understanding of diversity. Though much has been achieved in recent decades to promote and embrace diversity, there is still ample room for growth.

Embracing diversity doesn’t just mean a fairer balance in the composition of the different stakeholder groups within a university, from student body to faculty and management, it also requires showing mutual concern and respect for others, particularly in relation to gender, sexual orientation, ethnicity, culture, religion, nationality, and more broadly of all visions of the world what constitutes the good life.

We should remember that university has the same root as universal, meaning a space that can be shared by all. This approach brings richness to research, teaching and the whole learning experience. Read more…

19
Jan

First IE Photo Walk

Written on January 19, 2018 by Fernando Dameto Zaforteza in Arts & Cultures & Societies

For further information please click here

9
Jan

El próximo Jueves 11 de enero profesor asociado de Humanidades de IE University David Hernández de la Fuente impartirá una conferencia titulada La huida del mundo en la antigüedad griega entre filosofía y religión. Este evento está enmarcado dentro del ciclo Fuga mundi, tendrá lugar en el Salón de Actos de la Fundacion March (Castelló 77) a las 19.30h.

David Hernández de la Fuente es profesor en el Departamento de Filología Clásica en la Universidad Complutense de Madrid. Sus líneas de investigación principales son Religión y Mitología Griega, Sociedad y Literatura en la Antigüedad Tardía, Tradición Clásica e Historia del Platonismo. Ha impartido clases de Filología Clásica e Historia Antigua en la Universidad Carlos III y la Universidad de Potsdam (Alemania)

18
Dec

Salvar el griego y el latín

Written on December 18, 2017 by Administrador de IE Blogs in Arts & Cultures & Societies

Tribuna del Profesor de Humanidades David Hernández de la Fuente

La situación del griego y el latín, tan tristemente dejados de lado en nuestras escuelas y universidades, es realmente preocupante. ¿Qué estamos haciendo con estas lenguas que construyeron Europa? ¿Por qué las despreciamos amenazándolas con la irrelevancia?

Dos recientes libros, de diverso estilo, bagaje y fondo pero con un mismo ímpetu, han puesto sobre la mesa la necesidad de volver a las lenguas clásicas. La joven Andrea Marcolongo en «La lengua de los dioses: nueve razones para amar el griego» (Taurus) escribe una atractiva introducción, para los que no conocen el idioma de Homero, que incita a descubrirlo como puerta a la cultura en la que se basa absolutamente nuestra tradición: Ha sido un autentico best-seller en Italia.
Seguir leyendo en La Razón (16/XII/17)
4
Dec

El ejemplo de un Maestro

Written on December 4, 2017 by Susana Torres Prieto in Arts & Cultures & Societies

Llega un momento en esta vida en el que uno empieza a preguntarse si tendrá años e inteligencia suficientes para llegar a ser un digno discípulo de sus maestros, lo cual suele suceder a la progresiva toma de conciencia de cuánto de lo que uno es hoy se lo debe a ellos. Yo a Carlos García Gual, recientemente elegido miembro de la RAE, le debo muchas cosas, más de las que seguramente tendré inteligencia y tiempo para poder devolverle. Porque, aunque él diga que es un modesto profesor de griego, Carlos es mucho más. Para empezar fue un extraordinario profesor de griego, con esa mezcla de exigencia y justicia que sólo tienen aquellos que no son profesores por mediocres, sino por generosos, aquellos que, como en el sentido etimológico del término griego ‘didaskalos’  son causa de que otros aprendan. Carlos nos enseñó a generaciones de estudiantes universitarios a traducir, que es ponerse en un segundo plano para permitir que los textos hablen por sí solos, algo que está tan poco de moda en estos tiempos autores prefabricados: dejar hablar a los clásicos desde la humildad del que sabe que nunca podrá igualarlos.

Carlos también nos enseñó que los conceptos más inefables han de poder ser explicados con un lenguaje suficientemente sencillo para que todo el mundo lo entienda, consciente y seguro de que hay una ocasión para cada registro lingüístico, pero nunca para la pedantería.

Y finalmente Carlos nos enseñó, a todos los que decidimos en un momento dado seguirle, que la mejor aula donde dar clase es la sociedad, y que, contra el criterio de los académicos profesionales de pasillo y congreso, no había mejor empeño que salir a contar fuera de las universidades lo que sabíamos dentro. Y con esa elegancia y esa humildad que le caracteriza aguantó ser llamado divulgador y diletante por tener la generosidad de explicar al mundo la belleza que él había empezado a descubrir en la biblioteca de su abuelo en  la casa de Palma de Mallorca, esa Ciutat que adora y que le vio nacer en 1943 . En el fondo, Carlos García Gual ha hecho casi más por las Humanidades y por el estudio de los clásicos en este país que todos los planes de estudios sucesivos que llevamos en los últimos cuarenta años. Y en eso se adelantó a su tiempo, y a su entorno.

Es una alegría que tras muchos años de solitarios esfuerzos los dioses repartan sus dones de manera justa. Para sus discípulos, entre los que me encuentro con orgullo desde que me aconsejó hace más de veinticinco años que me dedicara a la literatura, es una gran alegría, sabiendo además, como sabemos, que seguirá siendo el mismo tras recibir un honor como éste, porque Carlos,  quien, como su adorado Alejandro de Macedonia, héroe curtido en mil batallas, ha tenido a lo largo de su vida la valentía de desafiar los límites del mundo conocido, siempre ha sabido regresar al jardín de Epicuro para recuperarse.

En el IE tuvimos la ocasión de contar con su presencia hace un par de años, y Fernando Dameto tuvo entonces la oportunidad de charlar con él, entrevista que se puede ver aquí.

 

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept