- Humanities blog - https://humanities.blogs.ie.edu -

Cuentos de acuarelas

José Félix Valdivieso y Miguel Panadero publican ‘Dibugrafías’ una colección de historias expresadas en dibujos y relatos

De los pinceles de Miguel Panadero y de la literatura en movimiento de José Félix Valdivieso nace ‘Dibugrafías’, un libro con 51 pinturas y las historias que habitan en ellas. Un dos en uno, que como en un matrimonio bien avenido alcanza la armonía y el equilibrio respetando la autonomía y el carácter de cada parte.

Son representaciones textuales-verbales y representaciones visuales con valor creativo propio que alcanzan una nueva dimensión en la publicación editada por Libros.com, gracias a una campaña de ‘crowdfunding’ (micromecenazgo) y presentada el día 23 de octubre en la galería Álvaro Alcázar [1], de Madrid.

“El libro se presenta en una galería de arte porque contiene historias sobre las acuarelas de Miguel Panadero”, comenta José Félix Valdivieso, director de Comunicación [2] de IE Business School, que ha puesto en práctica el ejercicio literario de la écfrasis. Pero este apasionado de las lenguas, que se mueve entre la cultura clásica y la innovación tecnológica, no se ha limitado a describir cuadros. Valdivieso ha transformado las figuras de los cuadros de Panadero en personajes — El hombre sin cabeza, La Mujer de los números, El gran Ricardo Bonaparte, Ernesto y Regina, Raimundo, Míster No, … — que en el nuevo espacio narrativo hablan de amor, de ciudades fantasmas, de corrupción, de política, de economía, de disidencia, de convivencia o de naturaleza.

Escribir cuadros José Félix Valdivieso asegura que “hay cosas que nacen sin querer y ‘Dibugrafías’ es una de ellas”. En una conversación camino de un aeropuerto, el pintor canario que ilustró la portada del libro de Valdivieso ‘Cosas y murciélagos’ propuso al escritor cambiar los términos de su relación y de esta forma también invertir el proceso creativo. “Normalmente se ilustra un texto que se escribe previamente y en este caso es al revés; Miguel Panadero me enviaba semanalmente una acuarela y yo escribía sobre ella (…); me mandaba las pinturas sin ningún tipo de explicación y yo las interpretaba” comenta el escritor que ha puesto en juego “esa curiosa relación entre lo que vemos y lo que entendemos”, para después trasladarla al mundo de la narrativa en relatos cortos, con enigmas y respuestas, con filosofía y poesía.

A lo largo del año 2014, las pinturas de Miguel Panadero fueron llegando a Singapur, Nueva York, Pekín, Madrid, San Francisco [3], Londres, Santiago de Chile, Roma… siguiendo el paso del incansable viajero Félix Valdivieso que escribe “donde se tercia” sin necesidad de crear una atmósfera especial para buscar la inspiración y la palabra.

El resultado es una obra para contemplar y leer, que entronca con “artes muy primitivas” y que nos lleva a pensar “qué fue antes ¿la pintura en la cueva o las historias compartidas alrededor del fuego?”, deja caer el director de Comunicación [2] de IE.

Publicado en El Adelantado (03/XI/2017) [4]