- Humanities blog - https://humanities.blogs.ie.edu -

Esteladas

INSTITUTO DE EMPRESA.  PROFESORES [1]Por Rafael Puyol, Vicepresidente de Fundación IE

La estelada, en castellano significa estrellada y es una bandera no oficial utilizada por los independentistas catalanes. La polémica más reciente y más sonada en torno a ella surgió hace pocos días, con motivo de la prohibición inicial de utilizarla en la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Sevilla. Un juez sentenció autorizarla y zanjó la cuestión al menos desde un punto de vista legal. Pero fue una decisión que no satisfizo a  todos los ciudadanos.

Algunos argumentaron la legitimidad de su uso por razones de libertad de expresión. No es fácil objetar una prohibición por esta vía, aunque a veces se utiliza el principio con excesiva prodigalidad, como si nada tuviera ningún tipo de limitación.

Otros, con un gran pragmatismo, defendieron su exhibición por la dificultad de impedirla, con el razonamiento de no intentar controlar aquello que no se puede porque vas a quedar como la chata. Bueno, puede ser razonable.

Un tercer grupo arguye que haber impedido su ondeo habría alimentado el número de independentistas y aunque sólo fuera por eso la decisión fue acertada. Vale. Pero frente a estos argumentos de justificación, creo que hay que entender a quienes cuestionaron el manejo de esas banderas en el estadio.

Primero, porque es un estadio y allí se juegan otras cosas diferentes a los asuntos políticos. Segundo, porque si muchos cuestionan la legitimidad de la independencia catalana, no pueden permanecer indiferentes ante la exhibición de uno de sus emblemas más venerables. Tercero, porque es una falta de respeto a un Rey de España y una prueba fehaciente de anti españolismo. Cuarto, porque es una desconsideración con Madrid y sus gentes que en su inmensa mayoría se sienten ciudadanos de este país y respetan sus símbolos y sus instituciones.

Yo habría entendido perfectamente el ondear de la señera como los sevillanos flamearon la bandera andaluza, pero desde mi opinión personal (que defiende que Cataluña sea Cataluña), el uso reivindicativo de la estelada me produjo un cierto desasosiego.