- Humanities blog - https://humanities.blogs.ie.edu -

Que no cunda el pánico

Rafael Puyol [1]

La vuelta a la rutina siempre produce desazón, pero este año el síndrome post-vacacional se agudiza con nuevos temores. Ante todo por la situación del empleo. Tras el respiro veraniego alentado por el impulso estacional y los planes cosméticos para incentivar el trabajo, el paro va a crecer de nuevo hasta una tasa de desocupados que a finales del 2009 podría estar cercana al 20%.

El desánimo laboral se extiende como reguero de pólvora y afecta a los que ya están parados ( más de un millón lleva al menos un año en esta crítica situación ) y a quienes temen poder estarlo , en este caso no sólo a los asalariados temporales, los trabajadores más afectados por ahora, sino también a los que tienen contratos indefinidos.

El desánimo se extiende también a los activos potenciales, en retroceso debido a que muchas personas no intentan incorporarse a un mercado con claros síntomas de debilidad . Se trata de grupos diferentes compuestos prioritariamente por jóvenes, varones con cualificaciones bajas o medias e inmigrantes.

Y en este panorama de desconsuelo, en el que, como dicen los castizos, lo único importante es tener salud, la nueva gripe H1N1 amenaza con perturbarla. No es para tomársela a broma ya que, aunque no sea muy letal, sí tiene una gran facilidad de propagación como así está empezando a suceder en los últimos días. Afortunadamente en este caso los remedios pueden ser más sencillos, siempre que nos convenzamos de la necesidad de adoptar medidas preventivas y de que las vacunas lleguen a tiempo a quienes más las van a necesitar.

Pero, en fin, que no cunda el desánimo. La triada mágica para una vida feliz – salud, dinero y amor- va a estar afectada por insuficiencia o exceso en sus dos primeros ingredientes. No vamos a tener dinero porque la crisis nos ha robado la cartera y nuestra salud se va a ver alterada por la gripe de marras. Pero siempre nos quedará el Amor.