Archive for the ‘IE Humanities Center’ Category

6
Mar
4
Mar

Free Competition and Good Strife

Written on March 4, 2009 by Administrador de IE Blogs in Arts & Cultures & Societies, IE Humanities Center, Literature, Philosophy

Miguel Herrero de Jáuregui

Many dogmas of classical economical theory are being quickly revised in the last months. But there is one which resists, as far as I know, criticism from almost all sides, leaving aside some picturesque nostalgics. Free competition seems to stand today as a pillar of new and revised models as much as it has been from the times of Adam Smith. The first formulation of the benefits of competition is, however, much older. In Greece, more than 2700 years ago, Hesiod began his Works and Days with these lines (on translation of ancient poetry, see this previous post)

So there was not only one race of Strifes, but all over the earth there are two. A man would praise the first one after understanding her.

The other is blameworthy: and their spirit is wholly different.

For one fosters evil war and battle, being cruel. No man loves her, but men, forced by the will of the inmortals, pay honour to harsh Strife. But the other was born the first from dark Night, and the son of Cronos, who sits above and dwells in the aether, set her in the roots of the earth: and she is much better for men. She wakes up even the shiftless to work; for a man grows eager to work when he sees another rich man who hastens to plough and plant and put his house in good order; and neighbour vies with his neighbour as he hurries after wealth. This Strife is good for mortals. And potter is angry with potter, and craftsman with craftsman, and beggar is jealous of beggar, and bard of bard.

These lines, apart from being an early apology of free competition, offer the key to the amazing production in many different fields of Classical Greece in a very short spam of time. The Presocratic philosophers we are dealing with in this blog in the last weeks surpassed each other in their respective cosmovisions due to free competition. Anaximander vies with Thales, Parmeni des with the Milesians, Empedocles with Parmenides, Heraclitus with Pythagoras. In the same way, the Peripatetic Lyceus will vie with the Platonic Academia, as Stoics with Epicureans, and from this competition between schols the foundations of all later philosophy were laid. The same happened with arts: red-figure pottery rose precisely in competition with the black figure one. In poetry the productivity of competitive spirite is even more clear: Hesiod himself won a contet of rhapsodic poetry, and there are many traces in Homer of competition with other oral poems which constitute some of the finest pieces of his works.
Read more…

2
Mar

As published en El Pais

ELISA SILIÓ – Madrid – 02/03/2009

Hoy no sólo hay que saber cosas sino saber cómo hacer las cosas y en esa tarea los licenciados en Humanidades (124.000 alumnos), siempre a la cola en índice de ocupación laboral o de reconocimiento social, tienen mucho que decir en pleno proceso de Bolonia. Más aún cuando cada vez la tecnología es más manejable y las exigencias del mercado son otras.

Hoy no sólo hay que saber cosas sino saber cómo hacer las cosas y en esa tarea los licenciados en Humanidades (124.000 alumnos), siempre a la cola en índice de ocupación laboral o de reconocimiento social, tienen mucho que decir en pleno proceso de Bolonia. Más aún cuando cada vez la tecnología es más manejable y las exigencias del mercado son otras. "Un filósofo tiene capacidad de enfrentarse a problemas muy abstractos y genéricos y eso hace falta. Tiene capacidades para plantearse problemas nuevos que desconocemos. Por ejemplo, qué hacer cuando una musulmana quiere llevar pañuelo a clase, o casos como el de Eluana Englaro y la muerte asistida", sostiene Vicente Sanfélix, catedrático de Filosofía de la Universidad de Valencia.

Decía el pensador Ortega y Gasset que una de las misiones universitarias era "crear y difundir cultura" y, sin dejar de hacerlo los gerentes de las facultades de Humanidades buscan una aplicación a sus estudios. "No se trata de aprender sólo los contenidos del título, sino competencias. Es decir, identificar un problema, buscar las fuentes de información, resolverlo, explicarlo por escrito y ser capaz de defenderlo oralmente", subraya Juan Manuel Cortés, vicerrector de Docencia y Convergencia Europea y profesor de Historia Antigua de la Universidad Pablo de Olavide.

Los MBA se humanizan

Hace un par años, el consejo rector de IE Business School -formado por altos directivos de grandes empresas- llegó a la conclusión de que sus Master in Business Administration (MBA) debían de tener un sesgo más humanista. "En un mundo globalizado hay que conocer el pensamiento, la cultura o la historia de los mercados con los que se trabaja (Japón, China, países árabes o Brasil). Es una ventaja para negociar", cuenta Arantza de Areilza, decana de IE School of Arts and Humanities. Y decidieron que lo mejor era incluir un temario de letras puras de 45 horas. "Las Humanidades fomentan la imaginación, desarrollan la razón crítica, perfeccionan la estética y ayudan a apreciar los valores éticos". En todos los grados de la universidad de IE es una asignatura obligatoria.

Giuseppe Tringali, consejero delegado de Publiespaña y miembro del consejo rector, no sólo apoyó el proyecto sino que propuso que se organizase un curso formativo en Humanidades para sus directivos, incluido Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco. La calidad comunicativa de los empleados es tan pobre que grandes despachos de abogados han adoptado libros de estilo elaborados por la Fundación del Español Urgente (Fundéu). Al fin y al cabo, Humanidades.

Read more…

26
Feb

Copia de Copia de logo_ie_humanities
 
IE School of Arts and Humanities en colaboración con la Asociación de Antiguos Alumnos del IE tiene el honor de invitarle a la Conferencia titulada “Felicidades clandestinas. Lo cotidiano y lo extraordinario en literatura” el martes 3 de marzo  a las 19.30, en la que Dña. Blanca Riestra, escritora y subdirectora del área de Humanidades del IE, partirá de estas preguntas:

¿Qué es literatura? ¿qué convierte textos dispares y de orígenes diversos en literatura y los distingue de otros semejantes sin valor alguno? ¿es el uso de las palabras? ¿es aquello que transmiten?¿las dos cosas? ¿ninguna de las dos cosas?

A lo largo de esta ponencia, y de una manera amena y participativa, con ayuda de textos y de imágenes, se tratará de perseguir ese “hilo rojo” que recorre la historia de la literatura y que hilvana, a veces, tesoros escondidos.

La conferencia se impartirá  en el aula A-304 del Instituto de Empresa situada en c/ María de Molina 11-13.

En caso de ser de su interés, ruego confirme su asistencia a ArtsHumanities@ie.edu

Un cordial saludo,

19
Feb

Julián Montaño

Uno, que estuvo perdido en los Holzwege heiggerianos durante un tiempo, hasta que Hume me despertó de mi sueño poético (Kant: “Hume me despertó de mi sueño dogmático”), sabe el problema que hay con los presocráticos. Son como el Reader’s Digest: hay una cita para casi todo y cada cita sirve para un sentido o su contrario (una cita del tipo de Reader’s Digest: “Frank. J. Hereford dijo Un hombre vale lo que vale su chispa“).  Por eso necesitamos gente como los Kirk y Raven o los Miguel Herrero, tipos que saben leer con competencia un texto de 2.500 años de antigüedad y, vale, no te dicen como interpretarlo, pero sí como NO interpretarlo. Es una pena que Heidegger -una mente preclara- le diera por ser tan creativo con las interpretaciones: algunas son geniales, otras un galimatías imperdonable. En la tradición analítica anglosajona a Heidegger todavía se le ve como un vendedor de crecepelo del viejo oeste, más que como alguien que plantea y analiza problemas reales. Todavía quedaban -a principios de los 90- en el Reino Unido profesores que utilizaban el sustantivo “Heidelberg” (la universidad) como sinónimo de “Dios santo, qué verborrea sin sentido”.

Y esto viene a cuento de Anaximandro. Creo que la sentencia de Anaximandro es mucho mas sencilla de interpretar que la frase ininteligible de Heidegger. Repito la sentencia:

“Las cosas perecen en lo mismo que les dio el ser, según la necesidad. Y es que se dan mutuamente justa retribución por la injusticia, según la disposición del tiempo”

Es fundamental lo que nos cuenta Miguel: Anaximandro era cartógrafo. Los cartógrafos son expertos en lindes, límites, en la regulación del espacio en blanco mediante líneas que representan diferencias. Para ellos el mundo está lleno de límites, hendiduras, diferencias, formas. Es lógico que si me planteo cuál es el origen del mundo y qué es aquello que lo sostiene y gobierna, me plantee que sea justo aquello que antecede a lo que es el mundo, o sea lo que no tiene límites: to apeiron -que es el principio de todas las cosas para Anaximandro.

La interpretación de Seaford a la que alude Miguel creo que es genial. El dinero es una de las referencias que tenemos más cercanas para ver como actúa la realidad, es una maqueta perfecta de la realidad: está por todas partes, todo el mundo quiere tenerlo (la gente no quiere dejar de ser o ser menos, de la misma manera que no quiere dejar de tener o tener menos), allí donde está las cosas son más, más amplias, más grandes, ocupan más realidad y más espacio, son mas relevantes, ¡caspita!: SON más. El dinero, como la realidad, no lo puedes tener del todo, es difícilmente asible del todo. El dinero cuando lo compartes es como la realidad compartida, pierdes cosas pero ganas amigos. El dinero cruza las culturas, abre la puerta de las ciudades, se escapa a la regulación, el control, los límites.

Read more…

1 45 46 47 48 49 55