29
Apr

Publicado por Madridpedia.com

El doctor don Pedro González de Velasco, nació en un pequeño pueblo muy próximo a Segovia llamado Valseca de Boones (actualmente Valseca), un 23 de octubre de 1815. Sus padres fueron humildes labradores, como la mayoría de los habitantes del pueblo.

Desde pequeño se vio obligado a ayudar a su familia, trabajando en una porqueriza. Marchó muy joven a Segovia, donde, realizando todo tipo de trabajos, consiguió aprender algo de latín y de filosofía, sirvió también como soldado. A la muerte de sus padres, decide trasladarse a Madrid.

Tras tres años de estudio intensivo, logra el título de practicante y cinco años después obtiene el de cirujano. Ya era bachiller por oposición en la Facultad de Medicina y más tarde, con la nota de sobresaliente en todos los cursos gano el titulo de Licenciado. Conquistó la borla de doctor poco después. Todo ello mientras realizaba los más duros trabajos. Recibió la Cátedra de Operaciones de la Facultad de Medicina.

Fachada del Museo Nacional de Antropología de Madrid

Gran trabajador, pronto la fortuna le sonrió y comenzó a ganar dinero en abundancia que dedicó a ampliar sus estudios y a viajar, así como a coleccionar piezas de antropología o etnografía, sin olvidar las antigüedades. Tal llego a ser su colección que decidió edificar un magnífico palacete, a modo de templo del saber. De esta manera en 1873, se construyó un edificio proyectado por Francisco de Cubas, en estilo neoclásico y ubicado en las proximidades del Observatorio y de la Facultad de Medicina de San Carlos, frente a la recién inaugurada estación del Ferrocarril de Atocha.

El proyecto original presentaba una fachada con un pórtico de columnas jónicas, que se remataba por un frontón recto. Desde el pórtico se accedía a dos amplias salas iluminadas por una cubierta a cuatro aguas de hierro y cristal. Se inauguró el edificio el 23 de abril de 1875 con la presencia del rey Alfonso XII. Se trataba del "Museo Anatómico", aunque popularmente se le conocerá como Museo Antropológico.

A la muerte de su propietario, el edificio y su importante colección fueron cedidos al Estado, que destinó los fondos a las distintas secciones dependientes del Museo de Ciencias Naturales.

Hasta aquí la historia de un gran hombre, que fue reconocido y admirado por sus coetáneos por su afán de trabajo y por su amor al conocimiento.

Lo que sigue es una mezcla de verdad y leyenda, que los madrileños de finales del diecinueve sintieron como propia, hasta tal punto que escritores famosos y famosillos le dedicaron gran cantidad de páginas.

Dice la leyenda que la única hija del doctor G. Velasco, siendo muy joven enfermó, según unos de tisis, según otros de tuberculosis, y que los médicos poco pudieron hacer para curarla, muriendo al poco. Tanta fue la tristeza de su padre y la impotencia por no haber podido salvar su vida que pide y obtiene un permiso en base a su prestigio como científico, para embalsamar a su hija y retener su cadáver en su domicilio. En todo el proceso de embalsamiento es ayudado por su discípulo el doctor Muñoz, al parecer, prometido de la joven difunta.

A las pocas semanas del fallecimiento, comienza a correrse por Madrid la noticia que el doctor Velasco y su ayudante sientan a su mesa el cadáver de su hija, como si de un vivo se tratara, hablando con ella. Algunos llegan a decir que han vestido a la difunta de novia, o que la cambian de ropa varias veces.

Los rumores van corriendo cada vez más. Algunos afirman que al atardecer el doctor Velasco saca a pasear a su hija en el coche de caballos y que la sienta enfrente de él, al lado de la ventanilla.

La leyenda crece y un cierto temor se va apoderando de los madrileños, que no se atreven a pasar por delante de la casa del doctor o por sus cercanías. Algunos periódicos se hacen eco del rumor y en los mentideros y cafés de Madrid no se habla de otra cosa.

Nadie confirma o desmiente los rumores, el pánico esta latente y así se mantiene durante muchos años hasta que de vez en cuanto vuelve la historia a la luz, cuando algún escritor reescribe esta leyenda madrileña. Valga como ejemplo el cuento que redactó el escritor aragonés Ramón J. Sender muchos años después del suceso.

La verdad parece ser que el doctor G. Velasco embalsamó a su hija al fallecer y que su cadáver permaneció en su casa hasta la muerte del doctor. Momificado, pasó a la Facultad de Medicina donde se conserva hoy día. Sin duda las dos pasiones del doctor Velasco fueron el amor a su hija y la creación de su Museo Antropológico.

Comments

Anonymous March 25, 2010 - 5:06 pm

ompartir esta biografia de El doctor don Pedro González de Velasc

e dorado July 7, 2012 - 10:33 pm

En esta revista aparece un artículo sobre la verdad y leyenda de la hija del doctor velasco. Puede consultarse poniendo “revista escuela medicina legal doctor velasco”
un saludo

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept