28
Mar

En qué país vivimos

Written on March 28, 2009 by Rafael Puyol in Arts & Cultures & Societies, IE Humanities Center

Rafael Puyol

Son muchos los españoles que asistimos, estupefactos, a un infausto espectáculo político-mediático que ensombrece nuestros días. Pareciera que el país tiene que estar necesariamente interesado en si un político costea sus trajes, otros son presuntamente espiados o un ministro caza sin licencia en compañía inconveniente. Y que nadie me interprete mal. Quien se hace un traje debe pagarlo, nadie puede ser espiado sin justificación legal, ni un cazador puede ejercitar su afición sin licencia y compartirla con quien no debiera.

 

Lo que me preocupa es elevar a la condición de asuntos decisivos cuestiones muy por debajo de las cosas verdaderamente importantes que están sucediendo y a años luz de los temas que preocupan a los ciudadanos.

 

Sastres, espías y furtivos ocupan lugares demasiado relevantes en la discusión política mientras que el país se acerca a los cuatro millones de parados, los sueldos se congelan, la gente no puede pagar la hipoteca, no se vende un coche o llegar a fin de mes se convierte en misión imposible.

"Ubinam gentium sumus" – en qué país vivimos- decía mi viejo profesor de latín., La frase me recuerda aquella viñeta de Mafalda en la que con su hermano Guille observaba como sus padres se tiraban los trastos a la cabeza en la habitación de al lado. Su comentario cobre triste actualidad: Guille, le decía, "¿tú crees que estamos en buenas manos?".

 

No lo estaremos mientras no haya remedios para los males verdaderos. Mientras no hagamos de los asuntos relevantes auténticas políticas de Estado. Mientras los servidores públicos no pasen de las ocurrencias a las ideas. Mientras no se superen las visiones pacatas del corto plazo y se piense más en la gente o en el país que en conservar el poder o ganarlo.

 

Estamos perdidos mientas los cortes de traje, los mata-haris o los cazadores sin licencia sigan ocupando las primeras páginas de los periódicos.

 

Comments

Alonso March 28, 2009 - 9:51 pm

Pues si, definitivamente, usted tiene razón, pero creo que no estamos ante un fenómeno precisamente nuevo. En realidad se arrastra desde antaño y sucede que siempre sale a flote cuando “pintan bastos” económicamente. La ciudadanía entonces se pregunta por la dirigencia y el personal de Administración, todos ellos acomodados en las placentero regazo de la res-pública y con evidente incapacidad para satisfacer las necesidades prioritarias de los individuos; eso sí, con una capacidad insólita para crear aparentes y nuevas necesidades supuestamente ineluctables.
Si nos remontamos a nuestros fundamentos socio-políticos, don Alexis de Tocqueville nos enseñó que “en el Antiguo Régimen los empleos públicos no siempre se parecían a los nuestros, (…) El afán de los burgueses en ocupar estos puestos era algo que no tenía igual. Tan pronto como uno de ellos era poseedor de un pequeño capital, en lugar de emplearlo en negocios lo empleaba en comprar un empleo. Cuando se agotaban los empleos, la imaginación de los solicitantes no tardaba en inventar otros nuevos. Un tal Lemberville publica una memoria para probar que el interés público exige la creación de inspectores para una determinada industria, y termina ofreciéndose él mismo para el cargo. ¿Pero quién de nosotros no ha conocido a un Lemberville?”
Efectivamente, la mayor diferencia que existe en esta materia entre aquellos tiempos y los nuestros, es que entonces el/los gobierno/s vendía los cargos, mientras que en la actualidad los da. Para adquirirlos ya no se entrega dinero, como se hacía entonces; se hace más, Tocqueville dice que en realidad se entrega uno así mismo. ¿Quién no conoce a un tal Lemberville de nuestro tiempo? Con apego o no “al partido.
La Administración y su prolongación política y social se convierte así en un “monstruo” que estrangula cualquier posibilidad de desarrollo sobre la base de la meritocracia. Da miedo que quienes han llevado al “monstruo” a cotas sin precedentes – con el consiguiente resentimiento de las libertades -, reclamen en estos tiempos “más gobierno”, “más Administración” y “más Lembervilles”, que es lo único en lo que verdaderamente son EXPERTOS.

Booking Hotels We search all major accommodation websites and compare rates Compare the cheapest hotel rates. April 17, 2012 - 6:49 pm

Excellent issues altogether, you just gained a logo new reader. What would you suggest about your publish that you simply made some days in the past? Any positive?

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept