13
Feb

Julián Montaño

Montimage_2

W.v.O. Quine escribió en 1951 un famoso artículo titulado “Two Dogmas of Empiricism” destrozando la ingenua idea empirista y moderna de que hay un lenguaje que es el de la experiencia y que está mas autorizado que el que habla de cosas que no son contrastables con la experiencia de los sentidos. Quedan muchos dogmas de ese tipo, muchos son herencia Moderna (eran formidables los pensadores Modernos dando por asumidas cantidad de cosas). De hecho quedan muchos en el terreno de la teoría de la filosofía social y política (donde más, quizás). Uno de ellos es el dogma Ilustrado de la Educación. El dogma Ilustrado de la Educación dice así: El mal es consecuencia de la ignorancia, el tipo correcto de educación rectificaría el error y disiparía la ignorancia y por lo tanto el mal. Los males sociales como el hambre, el retraso cultural o la alienación política son consecuencia de la ignorancia, un mayor grado de educación los haría desaparecer. Este es el dogma Ilustrado par excellence. De hecho les lumierères, la Ilustración, Enlightenment, Aufklärung, significa eso: iluminar, dar lustre, ilustrar, apartar el velo de ignorancia que crea oscuridad.

Sin embargo la Ilustración tiene una vena, una tendencia que es la única que enlaza con la tradición pre-ilustrada en algunos aspectos. Esta es la liberal. Liberales hay muchos pero en un sentido de liberal, los liberales piensan que el mal es consecuencia de las pasiones humanas y que para explicar una situación hay mucho más que la sola falta de educación. En concreto para remediar muchos males sociales como el retraso cultural hace falta no sólo educación. Hace falta además Pericia y Dinero. Los indios son una potencia en cuestiones de tecnología y producción de software por ejemplo. Sin embargo han pasado por una fase de depresión cultural. ¿Cómo están saliendo del agujero? No sólo por educación, el tipo correcto de educación (el típico instituto de Nueva Delhi), es que tienen pericia y les gusta el dinero. La cultura india tiene una pericia analítica impresionante -es de hecho una cultura muy analítica, les fascina dividir todo el cosmos y toda la vida social en categorías y sub-categorías y destacan en cualquier actividad que requiera pericia, sea esto el tenis o la programación. Los indios han encontrado la horma de su zapato en las disciplinas sistemáticas: matemáticas y lógica, informática y software. Además han hecho negocio de esto: son proveedores mundiales de todo tipo de servicios relacionados con las tecnologías digitales. Son peritos y les gusta el dinero, el comercio (pruebe a regatear en la India, hombre, Vd. pruebe). Japón es una cultura sintética y ha hecho su negocio y su pericia de ellos: sintetizan corrientes culturales, estas corrientes con la suya propia y sintetizan las cosas, las hacen pequeñas y hacen versiones más avanzadas (sintetizando una nueva función con un objeto ya inventado). Han hecho un negocio de todo esto y han sido prósperos. Otras culturas han recibido una educación occidental y medios de manera envidiable y sin embargo están deprimidas, no son competitivas como cultura. Son culturas incapaces (por más que esto sea políticamente incorrecto decirlo en tiempos de relativismo cultural): no son peritos y no fomentan la circulación del dinero a libertad. Este es un blog global y uno tiene su faceta diplomática así que no pongo ejemplos, pero cualquiera conoce casos de culturas radicalmente incapaces (“¡no tienen remedio!”), pese a los recursos que se le dan desde el exterior.

Hace falta algo más que educación: hace falta comercio y pericia, no sólo liquidez de conceptos sino también liquidez de dinero y de habilidades profundamente incorporadas a una cultura.

Es curioso, pero la educación, el dinero y la pericia son también características del buen humor. Se tiene humor cuando hay liquidez de conceptos, de dinero y de pericia. Cuando las cosas tienen varios sentidos, cuando se admite la ironía y la ambigüedad, cuando se admiten varias versiones de lo mismo hay humor. Pero además de esta liquidez de conceptos hace falta ocio y mucha técnica para tener buen humor. El ocupado y aquel que no es ingenioso no tienen buenos golpes, la mente está clausurada para ellos. Y es propio de un régimen cultural liberal tener buen humor. En las culturas antiliberales: la Rusia comunista, la Borduria del régimen de Pleskzy-Gladz en las aventuras de Tintín o las utopías de Huxley u Orwell no permiten el buen humor ni la broma: sólo hay una versión correcta de las cosas, sólo hay el dinero imprescindible, mucho trabajo y pocas oportunidades para ejercitar el ingenio. Sólo es posible la seriedad y la pompa propia de un comportamiento único, donde el chiste o el equívoco es una subversión del orden establecido (el logische Aufbau der Welt, ya se sabe). Y sin embargo estos regímenes fueron consecuencia directa del dogma ilustrado: hay un estado mejor de cosas al que se llega por la educación, hay alguien que sabe donde está la ignorancia y hay un montón de gente errante y equivocada a los que –por su propio bien, qué pena de ellos- hay que descubrirles el velo de ignorancia. Unos saben y otros no, entretanto es peligroso que los que no saben actúen libremente, especulen privadamente con el patrimonio común del lenguaje (hagan chistes y creen liquidez en el mercado de conceptos, y también hagan comercio y creen liquidez, ejerciten su pericia para beneficio propio, pobrecillos sin saber hacerlo bien). El dogma Ilustrado esta todavía very much embedded en cierto establishment cultural (el sociólogo de salón, el político de organismo internacional), una ironía para un liberal, a estas alturas.

Comments

pipiolo February 15, 2008 - 5:38 am

Hombre, don Julián, que no ha terminado usted el análisis sobre la India. Indíquenos cuál ha sido la mayor rémora de aquel país, si no ha tenido que ver con la creencia dominante y cuántas dosis de dogmatismo ilustrado recomendaría usted para terminar con las castas.
En cuanto al humor, no tiene precio. Aunque la risa va por barrios, siempre me pareció más divertido Brecht que Ayn Rand.

Julián Montaño February 16, 2008 - 5:09 am

Estimado Pipiolo,
No he entiendo el humor de Brecht, y a Rand la he visto siempre un poco liada con los conceptos (los rusos se suelen liar bastante). A mi el humor que me gusta son los golpes de Woodehouse, la ironía de Chesterton o la mala leche del XVII español (a veces me gusta el muy corrosivo: Waugh y Sharpe, The Office; o el muy desmitificador: Yes Minister). Este el tipo de humor que se da con una sociedad estable detrás. Curiosamente los indios son muy sutiles con su humor. En cuanto a las dosis de dogmatismo ilustrado es justo lo que no les daría a ninguna sociedad que tuviera que salir de un sistema como el de castas. En la india después del intento de los Jesuitas no ha habido ninguno (los ingleses se dedicaron a respetarlo educadamente siempre que no interfiriera con los asuntos de la Corona), pero sí conozco un caso en el que un empeño nada ilustrado deshizo regímenes férreos de casta y esclavitud: un ejemplo es el de los Aztecas con los Tlascaltecas en el México del XVI. Buenos y astutos pactos políticos y militares con los Tlascaltecas por parte de los españoles y después una economía primero de colonia después nacional borraron de México un régimen pre-estamental y bárbaro muy parecido al de castas. Cómo era este régimen (prácticamente un totalitarismo terrorífico de unos sobre otros, mucho mas violento que el milenario sistema de castas indio) creo que lo refleja muy bien la película Apocalypto -sin embargo un dogmatismo ilustrado no daría lugar al barroco mejicano, la increíble música del XVII y del XVIII que se produjo en la Nueva España y una de las lenguas más cultas del mundo colonial de las potencias europeas. Allí donde ha intervenido el dogmatismo ilustrado y su sucesor el redentismo decimonónico (“por su propio bien”) lo que ha quedado es un solar de ruinas -exceptúo precisamente la India, pues en la India los ingleses ensayaron en algunos aspectos el modelo español. Precisamente porque la premisa ilustrada es que una civilización no ilustrada esta en su minoría de edad, hay que tutelarla. La premisa no ilustrada es que son mayores de edad (al menos esa fue la conclusión con respecto a los indios occidentales de los sabios salmantinos en el XVI español, curiosamente, por cierto, la escuela de Salamanca tiene cierta vinculación con los orígenes remotos del liberalismo) simplemente poco a poco se parecerán más a nosotros, y quizás nosotros un poco a ellos (esa es la consecuencia).
Le agradezco el comment, estimado Pipiolo.

pipiolo February 16, 2008 - 8:56 am

¿Qué valor le otorga usted a la Ilustración?
Siento sana curiosidad.
¿Y el humor de Azcona le gusta?

Julián Montaño February 19, 2008 - 5:39 am

Estimado Pipiolo:
Azcona me encanta. Como soy un ignorante en cuestiones de teatro y cine español me cuesta trabajo diferenciarlo del director con quien tanto ha trabajado: Berlanga. Con La Escopeta Nacional, Patrimonio Nacional y Nacional III me he reído muchísimo, no le digo ya con La Vaquilla, pero como soy ignorante en estas cuestiones desconozco si estos son sus mejores guiones. El Verdugo me sigue inquietando, es una historia que sólo ha podido escribirla un español por la combinación de tragedia sublime y humor terrible sin dejar de tener un tinte humanista de vez en cuando. ¿Por cierto sabe Vd. a quien se le debe el cartel -magnífico- de esta pelicula? Me gusta muchísimo.
En cuanto a la Ilustración: es un mito eso de que hay UNA Ilustración común a toda Europa. Creo que Las Luces francesa no tiene nada que ver con Las Luces españolas, nada que ver con el Elightenment británico ni con la Aufklärung alemana. Sabemos mucho de Estética gracias a los Ilustrados alemanes, todavía 300 años más tarde no conocemos todas las posibilidades de la Crítica del Juicio de Kant y el resto de su obra, más conocido, sigue siendo un reto. Creo que la más útil hoy en día es la Ilustración británica: Hume sigue siendo un filtro buenísimo por el que hay que pasar y su crítica a la idea de que hay una especie de Contrato Universal es inmejorable. La Ilustración escocesa y su filosofía del Common Sense es estimulante y muy aprovechable (Thomas Reid es de hecho un filósofo de lo más actual). La Ilustración española y su reformismo sigue siendo interesante para los liberales, más que por su contenido por su talante y su approach (nada de cambiarlo todo de una vez, conservemos aquello que es saludable y seamos prudentes en los cambios necesarios). Pero si me preguntas por la francesa, sólo veo errores lógicos de altura, un simplismo enciclopédico (nunca mejor dicho) y, lo que menos soporto en ninguna corriente del pensamiento, la pretensión de que hasta ahora la humanidad, la pobrecita, se ha equivocado y que hay que estar agradecido que haya unos cuantos, iluminados, tocados por Apolo, que sí sepan donde está el camino correcto. La pretensión de que hay que enderezar el fuste torcido de la humanidad siguiendo lo que unos pocos dicen (y estos pocos son además -casualmente- los que se han dado cuenta de que la humanidad está torcida) no me parece de recibo. O sea, que lo que no me gusta de la Ilustración es su vena revolucionaria y me gusta más su otra parte más liberal y reformista. Por otra parte hay otra idea ilustrada que considero falsa, es una idea ilustrada profunda y que prácticamente define a la Ilustración (en su vertiente francesa o alemana): creer que hay un yo o una concepción del hombre completamente previa a la cultura o a cualquier comunidad en la que estamos enraizados (llámese este “yo” buen salvaje -Rousseau- o sujeto trascendental -Kant). Yo soy lo que soy -este cuerpo animado y todo lo que me define como persona- de modo NO independiente a la cultura en la que vivo. La Ilustración está ahí y sus consecuencias ahí también y hay que estudiarla y maravillarse de lo que consiguió hacer en Europa. Pero como contenido varía: hay ideas verdaderas (la crítica de Shaftesbury a la Revolución francesa es para leerla una y otra vez) e ideas falsas (Rousseau al completo).
Gracias estimado Pipiolo por su interés.

seolodz.eu February 1, 2014 - 3:15 pm

Wonderful goods from you, man. I have be aware your stuff prior to and
you’re simply extremely magnificent. I really like what you have bought right here, certainly like what you
are saying and the way wherein you assert it.
You make it enjoyable and you continue to take care of to keep it smart.
I can not wait to read much more from you. That is really a
great site.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept