20
Oct

PASADO, PRESENTE Y FUTURO.

Written on October 20, 2007 by DeansTalk in Arts & Cultures & Societies

Fernando Fontes

Past_present_future

Estoy seguro que todos hemos pensado alguna vez cual debería ser el equilibrio en nuestras vidas en relación a preocuparnos sólo por el presente o demasiado por el futuro y cómo nos condiciona el pasado.

Acabo de leer “El arte de ser feliz”  de Arthur Schopenhauer,  curioso título para  un libro cuyo autor ha pasado a la historia  como  el filósofo del pesimismo.

Pues bien, la regla nº 19 de este “Arte de ser feliz” versa sobre cómo debemos vivir el presente sin preocuparnos excesivamente del futuro y tratando de no estar condicionados por nuestro pasado.

Os reproduzco el texto:

“No hay que  entregarse a grandes júbilos ni a grandes lamentos ante ningún suceso, porque la variabilidad de todas las cosas puede modificarlo por completo en cualquier momento, en cambio, disfrutar en todo momento el presente lo más alegremente posible: ésta es la sabiduría de la vida. Pero la mayoría de las veces hacemos lo contrario: Los planes y las preocupaciones cara al futuro, o también la nostalgia del pasado nos ocupan tan plena y constantemente que casi siempre menospreciamos y descuidamos el presente. Y, sin embargo, sólo éste es seguro, mientras que el futuro y también el pasado casi siempre son diferentes de cómo los pensamos. Engañándonos de esta manera, nos privamos de toda la vida. Si bien, la búsqueda del pasado siempre es inútil, la preocupación por el futuro lo es a menudo y por eso sólo el presente es el escenario de nuestra felicidad, lo cierto es, sin embargo, que este presente se convierte en pasado a cada momento y entonces resulta tan indiferente como si nunca hubiese existido: ¿dónde queda, pues, un espacio para nuestra felicidad.”

Estoy de acuerdo, prácticamente, en todo, párrafo por párrafo, desde el inicial  “no hay que entregarse a grandes júbilos ni a grandes lamentos ante ningún suceso” hasta la pregunta final “¿dónde queda pues un espacio para nuestra felicidad?”.

Me resulta especialmente inquietante lo que dice de que tanto el futuro como el pasado, casi siempre son diferentes de como los pensamos.

Y, desde luego, creo que está en lo cierto al afirmar que sólo existe el presente y dependiendo cómo lo vivamos,  podremos llegar a ser felices.

Espero comentarios.

Comments

Miguel Herrero October 21, 2007 - 6:23 pm

Es un tema que nos toca a todos, sin duda. En mi opinión, una clave posible de la felicidad es dar cierto sentido a los tres momentos para que formen una unidad que haga de la propia vida algo con sentido. Cada segundo del pasado se aprecia si es de algún modo fundamento del presente, y a medida que el presente va siendo pasado, va dejando huella en la construcción del futuro. El resultado puede ser de felicidad o de dolor, o, probablemente, de ambos, porque siempre se yerra y además hay muchas cosas que no dependen de uno mismo. Pero al menos nada queda en el olvido y la fugacidad si cada instante es pieza de una obra total, la propia vida. Para aclararnos, puede darse la vuelta al “panta rei” de Heráclito, todo fluye, y decir “panta menei”: todo permanece.

Julián Montaño October 24, 2007 - 4:17 am

Quizás realmente es el pasado lo que nos constituye: pensamos y emitimos juicios porque tenemos pre-juicios, tradición, un pasado. Actuamos como actuamos conforme al pasado que tiene nuestro cuerpo y nuestra voluntad: nuestros hábitos. Cuando respondemos la pregunta “¿pero qué es esto de el mundo?” terminamos contando una historia, y cuando nos situamos a nosotros en el mundo (“¿pero qué soy yo?” “¿cómo he llegado hasta aquí?”) terminamos contando un relato, una narrativa, algo cuyo desenlace somo nosotros ahora. Somo animales que interpretamos y nos interpretamos (self-interpreting animals) o sea miramos la cosas bajo un patrón previo, anterior. Y en realidad el futuro, los proyectos, el diseño del ejercicio que voy a hacer de mis pre-juicios y mis hábitos, no es más que el intento de construir una historia sensata, una buena historia, el diseño de un pasado (por hacer) que sea aceptable, conforme a lo que creo que es bueno, conforme a lo que creo que es la pauta de una historia bien contada. La unidad de pasado, presente y futuro, es -creo- eso, contar un historia, una narrativa. Quizás en eso consiste la felicidad: poder contar al final del proceso, al final de la propia vida, una historia medianamente aceptable. Quizás la mayor desdicha sea la falta de unidad de la propia vida en una narrativa, un hilo conductor. Que mi pasado y mi futuro -o los diferente ámbitos de mi propia vida- no tengan al menos cierta continuidad. Alguien que olvida el pasado máximo, el propio origen, o sea su propio nombre, lo consideramos máximamente desgraciado. Alguien que integra en una historia lograda lo que ha hecho y lo que está por hacer (aún cuando tenga que reemprender el camino) lo consideramos un tipo con una vida lograda. Y sin embargo, a favor de Santiago y a favor de Schopenhauer, quizás las decisiones más importantes para la felicidad no tengan que ver con el pasado para nada, sino con el presente absoluto y el futuro absoluto: nunc et in ora mortis nostrae, dice cierta tradición. Aunque esto pondría los pelos de punta a Schopenhauer ¿no?

It's the first time when i've seen your site. I can see a lot of hard work has gone in to it. It's actually good. April 3, 2012 - 7:50 pm

This is very attention-grabbing, You’re an excessively professional blogger. I’ve joined your feed and look ahead to in the hunt for more of your great post. Also, I’ve shared your web site in my social networks

rabaty August 31, 2013 - 11:41 pm

Recommeneded website…

below you’ll find the link to some sites that we think you should visit…

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept