8
Oct

Julián Montaño

Conejos01

La zona de la tribu de los Conejos es de matorral bajo, plana y extensa, no muy seca en verano. Es la envidia de todo el valle. Cerca de un arroyo vive la tribu de los Conejos. La tribu de los Conejos –como así se denominan ellos- se dedica a la caza, pero tienen prohibido cazar conejos. Los conejos pueden acercarse con tranquilidad a la aldea y nadie los captura ni les hace nada, campean a sus anchas en los alrededores de la aldea o cerca de los patios de las casas. Una vez al año el Conejo Magnífico, que es el título del jefe de la tribu, sale en solemne procesión fuera del recinto de la aldea acompañado de los varones adultos. Una vez fuera grita “¡Al conejo!” y los varones adultos tienen permiso hasta el mediodía para cazar un conejo. El que lo cace será el jefe hasta el próximo verano. Este conejo lo comen los varones adultos en una fiesta formidable y muy divertida donde se danza el Baile del Conejo. Con esta fiesta se celebra el día en que el fundador de la aldea –el Gran Primer Conejo- huyendo de la tribu vecina de los Zorros consiguió no morir de hambre al dar caza a un conejo –el primero que veía en su vida- que es llamado en la aldea el Gran Conejo Primordial. Todo en la aldea de la tribu de los Conejos gira alrededor de los conejos. Los niños que nacen con labio leporino no tienen que trabajar y son mantenidos por sus familias. El saludo entre los miembros de la tribu de los Conejos consiste en fruncir el labio superior y olisquear desde lejos al vecino imitando la actitud de buena voluntad que tienen todos los conejos hacia las personas. Los ancianos piadosos cultivan zanahorias para dárselas a los conejos que se acercan a las lindes de la aldea.

Ahora bien el centro de la vida de la tribu de los Conejos, aquello que configura la forma de la aldea y es el lugar de reunión de todos, es la cueva que está en medio. En esta cueva el Gran Primer Conejo, en agradecimiento por haber sobrevivido había pintado la imagen del Gran Conejo Primordial (vid. imagen). Esta imagen es lo que mantiene en pie el mundo de la tribu de los Conejos, pues siendo la imagen verdadera del Gran Conejo Primordial bendice las cosechas de melones y proporciona la caza abundante (perdices, por supuesto, jamás conejos). Además asegura el buen parto de las mujeres que normalmente es muy numeroso, consecuencia de juguetear con el marido sólo cuando la constelación Conejo aparece en el cielo. Por lo demás el magnánimo Gran Conejo Primordial mantiene alejados de la aldea a los astutos y malolientes vecinos, los Zorros.

Duc_rabbitHace poco vino un año de sequía y hubo todo tipo de cambios en el valle. Los Zorros se tuvieron que marchar y aunque los conejos escaseaban el Gran Conejo Primordial se portó bien y los Conejos no lo pasaron tan mal, no había melones y perdices pero abundaban unos lagartos estupendos y peces en el arroyo –la verdad es que como divinidad el Gran Conejo Primordial era un gran tipo. Pero la sequía había dejado en la miseria a gente del otro lado del valle. La laguna se había secado y estos emigraron a la zona del arroyo donde vivían los Conejos. Esto ha traído grandes cambios al valle.

En la laguna del otro lado del valle vivía hasta hace poco la tribu de los Patos. La tribu de los patos está compuesta por charlatanes impertinentes con un acento nasal insoportable y adoran al Gran Pato Primigenio, que había llegado –en la noche de los tiempos- volando al lodazal original y removiendo el cieno con sus patas había separado la tierra del agua y fundado la laguna. Los miembros de la tribu de los Patos son bastante liberales. Vivían en una ciudad sobre la laguna dedicados al ocio, a la música, al baile y a comer los patos que abundaban, regalo generoso del Gran Pato Primigenio. Son muy procaces y su escasa continencia hace que anden con las piernas muy separadas, como un pato, lo que es símbolo de distinción y buena cuna. Los varones adultos cuando no cazan están borrachos y su manera de andar se hace aún más distinguida (las mujeres suelen quedarse prendadas de los hombres en estos instantes). El licor de la laguna, hecho a base de hígado de pato, es su bebida favorita y es considerado un laxante magnifico ya que al igual que el Gran Pato Primigenio hizo al fundar la laguna, ayuda a separar la parte de agua de la parte de tierra del propio cuerpo.

La sequía hizo que los Patos emigraran al otro lado del valle y dieran a parar al arroyo donde viven los Conejos. Los conejos son bastante pacíficos y se dan a los demás con generosidad, imitando la actitud del Gran Conejo Primordial, así que instalaron a los Patos al otro lado del arroyo y se propusieron convivir con ellos. Al fin y al cabo los Patos no son como los Zorros, que huelen mal y cazan los sagrados conejos. Los Patos viendo que en el arroyo había abundante comida, patos para cazar y quién sabe quizás mujeres de la tribu de los Conejos dispuestas a quedarse enamoradas de sus andares elegantes y su acento nasal, decidieron quedarse.

Esto es lo que ha hecho que empiecen los problemas. No es que el licor de la laguna haya hecho estragos entre los Conejos, no. Tampoco que las mujeres de los Conejos prefieran un varón Pato, mucho más divertido que alguien de la tribu, ni que los estrictos jefes de los Conejos no puedan controlar, en una aldea bien ordenada, la licenciosa vida de los Patos. El problema vino cuando los Patos descubrieron la cueva donde el Gran Primer Conejo había pintado la imagen del Gran Conejo Primordial.

La primera vez que los miembros de la tribu de los Patos vieron la imagen de la cueva (vid. supra imagen)quedaron extasiados. Empezaron a visitarla con frecuencia y después de pedir permiso para celebrar un banquete enfrente de la cueva terminaron instalándose en los aledaños y reclamando la propiedad de la misma. Los Conejos veían su orden social tambalearse.

Comments

rabaty August 31, 2013 - 4:19 pm

Great website…

Here are some of the sites we recommend for our visitors…

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept